sábado, 24 de abril de 2010

Palabras alicoradas

Este texto fue escrito ayer en la madrugada después de cinco o seis cervezas.

Creo que fue Giselle Reyes, sí, la de la academia de modelaje en Altamira, la que dijo que el termino más elegante para cuando uno estaba pasado de tragos era "alicorado". A lo mejor no fue ella, ahora estoy casi segura de que no fue ella.
En todo caso pienso que el metro de Nueva York es un buen lugar para estar alicorado. Ahora estoy sentada en el piso, ese mismo por donde pasan las ratas de colas largas, esperando el tren que nunca llega. Los ojos se me cierran. Y yo no se si es el alcohol que me nubló el juicio pero voy a tener que tragarme unas cuantas de mis palabra.
Resulta que fui con mis amigos de la universidad a tomar cervezas y por primera vez desde que llegué a NY puedo mirar mas allá de las etiquetas. O puedo mirar y no ver una etiqueta. No son solo gringos. Son Jack, el que me ayudó a retocar aquella foto en Photoshop, o Samantha la que me salvó la vida, o la entrevista, prestándome unas baterías. O Aileen la que me acompañó a llorar cuando creí que no daba mas.

Yolanda la "student advisor" de la universidad tenía razón cuando me dijo que ellos, los gringos no tenían nada en contra de mi y que la única prejuiciosa era yo. Y es verdad, ahora, sólo después de un tiempo, estoy empezando a verlos como personas y no como una masa amorfa.

Y sí hay gringos estúpidos que creen que el mundo empieza y termina en el McDonald de la esquina, pero hay otros que al igual que yo, tratan de entender un mundo que es tan vasto que se pierde de vista. Y no, no he olvidado al profesor imbécil que dijo que este master no era para mí, pero es igual de válido recordar al profesor que me dijo ayer que yo era una verdadera "story teller".

Nada, que la gente es gente, y que son idiotas e insoportables y torpes y malintencionado a veces, y maravilloso e impresionantes otras veces, y la mayoría de las veces todo eso al mismo tiempo. Y eso es así en Caracas en NY o en cualquier otro lugar.
Capaz es el alcohol, pero hoy a la 2:38 am, después de pasar una noche divertidas como pocas, me trago mis palabras. Al menos algunas de ellas. Los calificativos solo encierran a un grupo de gente. La mayoría es mucho mas difícil de encajonar.

13 comentarios:

Lore dijo...

Beso, alicorada extranjera.

Olivia dijo...

Estoy tomando una clase de arte contemporaneo asiático donde soy la única no asiática. Por lo general no puedo recordar los nombres de las ciudades de donde vienen mis compañeros y se muy poco de los presidentes, dictadores, emperadores de sus países. Me tocó hacer un trabajo con una chica de Camboya y sentí que se poco más allá del mc donalds de mi esquina, pero hablamos de Friends. Eso siempre ayuda.

sengvou dijo...

El licor es uno de esos males que nos suelen hacer algun bien (desde el punto romántico del asunto). Menos ciudadano y más humano decía Facundo Cabral en una canción...

Galán de Barrio dijo...

Gente mala y gente buena hay en todo el mundo, no te preocupes, es como una cuestión genética, no lo sé...

Leí tu texto anterior también, el que hablabas d etu abuela, y me encantó! es tan cierto, hay miles de personas que se la pasan haciendo esos pequeños sacrificios sin que nadie las conozca, sin pasar a la fama, y lo mejor de todo es que lo hacen de corazón, sin buscar nada a cambio...

Ey, sería genial que pases por Buenos Aires! Avisame y arreglamos un encuentro, tenés que probar el fernet con coca!!! Venis con Licantro?

Besos!!!

victor_marin dijo...

me encantó

deberías escribir más cosas mientras estás alicorada

o deberías estar más alicorada con más frecuencia para que puedas entonces escribir cosas geniales como estas jajaja

tu escoges

eres genial extranjera

nunca olvides eso

m dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
m dijo...

nos topamos con las contradicciones todo el tiempo...
saludos de esta parte del mundo, donde también me siento extranjera...
está lindo tu blog!

Ana dijo...

Los "borra...", digo, los alicorados dicen la verdad.. Mas vale tarde que nunca, descubres que en Gringolandia existen personas excepcionales y mas humanas de lo que uno se imagina! Siguie disfrutando esos matices!

Lolítica dijo...

Estoy haciendo otro blog con una amiga aunque sigo con el mio. Te invito a pasar.

http://la-mejor-vibra.blogspot.com/

Carito dijo...

Qué bueno que hayan cosas que callen al súper yo como el alcohol!! dejar de juzgar un rato, sentir otro rato es como maravilloso, ver al otro de verdad

Lore dijo...

te extraño, te extraño mucho.

Federico Santelmo dijo...

ah bueno y entonces? no te conviertas en dueña de un blog olvidado (como muchos), porq nosotros tenemos todavía muchas ganas de leerte!

Besos,

escribe ;)

Extranjera dijo...

Bueno, bueno... creo que el post que acabo de publicar explica mi abandono.