sábado, 4 de abril de 2009

Hecha en San Francisco (y más imágenes narradas)


Resulta que la ciudad de los tranvías formaba parte de mi vida antes de que yo naciera y no lo sabía. Justo antes de irme de viaje con Licantro mi querida madre me dijo que era una ciudad bellísima, súper romántica, que ella había ido con mi padre hace 30 años (ups, yo tengo 29) y que de hecho estaba casi segura de que yo (figúrense ustedes) había sido concebida ahí. Okey ¿cuándo entenderán los padres que los hijos prefieren pensar que fueron concebidos por obra y gracia del espíritu santo? En todo caso es una buena ciudad para empezar a existir.
Consejo: los cable cars son muy caro, cuesta 5 dólares un viaje.


Es literalmente una ciudad difícil de caminar, al menos claro, que uno este en un régimen de entrenamiento intenso para una carrera de obstáculos. San Fran tiene al menos 43 montañas, por eso es improbable caminar 10 cuadras sin atravesar al menos uno de estos subi y baja. Mientras subía me sentía como Cameron Díaz en la película The sweetest thing: mi galán me esperaba en el tope. En una de esas desistí y agarré un taxi para que hiciera un trayecto de un minuto.



Que lindo sería vivir en una casa de puerta roja, verdad. Tan elegante, tan distintiva. Que bonito sería darse un beso de buenas noches frente a esa puerta, o recibir un inmenso ramo de rosas (rojas también). Esta además, es de color vainilla y tiene rejas negras, y la combinación me parece hermosa. En el ventanal que sobresale me imagino el salón de la televisión o la biblioteca, y por supuesto un mecedor. ¿Para qué se tiene una ventana así si no se puede mirar a través de ella sentada en un mecedor?





North Beach es o fue la zona italiana y todavía se ven algunas banderitas tricolor. Alrededor de este parque llamado Washington Square (como muchos otros parques en muchas otras ciudades de este país) hay una variedad de restaurantes. En las noches tiene vida, eso dicen al menos, pues yo fui de día. Licantro tomó esta foto después de comernos unos Fettuccini.




Serían estas de las primeras flores de la primavera y, si tener un padre florista me ha servido para aprender algo, diría que son tulipanes. Igual me equivoco. Licantro la tomó en el Fisherman's Wharf. El centro de la imagen eran los flores pero este niño gordito que creía que le estaban tomando una foto terminó siendo otro componente del cuadro.





La roca, como también se le llama a la isla de Alcatraz fue el hogar de la prisión de máxima seguridad que funcionó como tal hasta 1963 y en 1972 se convirtió en Parque Nacional. No podía evitar pensar que Sean Connery me iba a rescatar tal cómo lo hizo con unos turistas que fueron secuestradosen la película The Rock. El nombre se lo debe a la cantidad de aves alcatraces (familia de los pelícanos) que allí habitan.




Okey. Ya sé que el Big Mafioso Al Capone estuvo preso allí y dijo que era horrible, y ya se también que de los 14 que intentaron escapar ninguno salió con vida (aunque dos se ahogaron y nunca encontraron los cuerpos, así que quien sabe...) pero al ver las rejas pintadas de rosado y las camitas y las poceticas y los lava mano en cada celda, no puedo dejar de pensar en la atrocidad de cualquier cárcel venezolana donde no hay celdas, sencillamente pues porque la gente duerme en el suelo, o en los pasillos o como puede, y tampoco baños. Alcatraz comparada con las otras es un hotel de lujo. Sin embargo, como atracción turística es fantástica pues se puede entrar a las celdas, tomar foticos y conocer la historia del la prisión.

10 comentarios:

El Jardinero del Kaos dijo...

me muero por conocer alcatraz, y tienes mucha razon. es un verdadero lujo si la comparamos con las carceles del servicio penitenciario latinoamericano,
¿para cuando una escapada al misissippi?

oenlao dijo...

lindas fotos y linda cronica

Galán de Barrio dijo...

¡Qué lindas imágenes!

Lamentablemente no pude ver todas las fotos (por esas cositas que tiene a veces Internet…), pero tus descripciones me bastan ya que son aún más bellas

Me causó mucha gracia lo del espíritu santo…

Ah, y no te confundas, todos mis textos son de ficción…

Besitos!

Y felicitaciones a Licantro por tan increíble compañera de vida!

Lore dijo...

En mi país hay una cárcel, la más famosa, que se llama La Esperanza, y no es nada linda, ni esperanzadora. Es terrible, Alcatraz es de cinco estrellas. Qué bueno es viajar contigo, un gran abrazo.


(huy sí, menos mal que mi vieja siempre se guarda esas cosas de las concepciones, pero luego nos tocó regañarla como a una quinceañera: ¡con mis veintiún años nos regaló un hermanito! Yo puedo ser la mamá de ese enano, jajaja. ¡Ahhhh, las mamases!)

Vanesa dijo...

Preciosas las fotos!...y mas aun el relato...como siempre le pones el toque especial a todo...Excelente ojo fotografico!

Charlie dijo...

Muy buenas tomas fotográficas e impecable research. Me gusta

Miguel dijo...

Tranvías y Tulipanes.


Sonrisa plena!

Galán de Barrio dijo...

Ahora entiendo todo...

Por si no ves el comentario que, por error, dejè en tu entrada anterior, lo repito acà:

En primer lugar, te invito a leer mis primeros textos del blog. No recuerdo cuándo empezamos a leernos, pero estoy seguro que no leíste Treinta y uno. Está en octubre, un capítulo por día (son 31, de ahí el nombre). Es una novela que fui escribiendo casi “en vivo”, un capítulo por día, con el desafío particular de que en los comentarios de cada uno me fueran dejando palabras que debían aparecer en el capítulo del día siguiente.

Ay, es una lástima que no hayas podio participar!

Segundo invitación: cuando vuelvas a Buenos Aires vamos a tomar un fernet con mi amigo el Jardinero!


Besitos!

Carla dijo...

Que buenas las fotos. Me encanta como relatas todo!

Extranjera dijo...

Jardinero: Alcatraz es lo máximo para visitarla. Me encantaría conocer el misissipi.
Oenlao: gracias.
Galán: Gracias por lo que dices de mis descripciones.
Lore: que horror una cárcel que se llame Esperanza es mejor ponerle El Hueco, a quien engañan con el nombre. Sí, las mamases son un caso.
Vanessa: el ojo fotográfico es de mi Licantro, tiene talento el muchacho pues.
Charlie: hola, que fino que te gustó.
Miguel: que boniota frase Tranvías y Tulipanes.
Galán: tengo pendiente leer 31, empezé pero no he seguido porque he estado full. Está pendiente también el fernet.
Carla: gracias, las fotos son de mi esposito.
Abrazos a todos!