jueves, 7 de mayo de 2009

Filosofia que sabe a chocolate

Foto 1

Foto 2
Me hace feliz cuando Nueva York me habla y me gusta lo que me dice. Como ayer. Acompañé a Licantro a West Harlem, pues está desarrollando un proyecto para esa comunidad y quería saber sobre sus necesidades, gustos y hábitos. Llegamos primero a una tienda de discos de música religiosoa y extractos del Corán donde un hombre alto y delgadísimo nos atendió. Era de Senegal, al igual que gran parte de la comunidad. Nos recomendó que pasáramos por la casa Senegalí Estadounidense. Eso hicimos, Licantro entró y yo me quedé afuera observando. Mujeres grandes de piel negra caminaban con pasos pesados con sus cuerpos envueltos en mantas estampadas y su cabezas cubiertas con panuelos de colores enrollados en forma de turbante. Los hombres conversaban en el kiosco o a la salida de los restaurantes y alguna madre arrastraba a su hijo de regreso del colegio.
No era la primera vez que estaba en Harlem. Cuando Licantro salió le sugerí que fuésemos al mercado africano, ese donde hace casi nueves meses, recién llegada yo, le compré tres monos de madera a Modou. Estuvimos un rato pero nos marchamos porque no había mucha vida. Estábamos a punto de tomar el metro cuando en la esquina de la 116 y St. Nicholas nos topamos con una pastelería de paredes rosadas y tortas con mucho pastillaje llamada Make my Cake (http://www.makemycake.com/). Lo convencí para que entráramos porque él preocupado por mi adicción a los dulces, quería llevarme castigada al 7-D.
Una mujer voluptuosa y sabrosonga (por su vestido descotado) de nombre Aliyyah es la imagen del lugar. Su caricatura cuelga junto a flores de papel mache y otros guirindajos por todo el local (ver foto 1). Resulta que es, la tercera generación de una familia dedicada al negocio de rescatar las recetas del Sur y hornear las que están consideradas entre las mejores tortas de Manhattan. En un vencidario al que los turistas casi no van y los locales, acostumbrados a moverse por la zona donde viven, trabajan y uno o dos vecindarios más (sorprende lo montunos que pueden ser) le temen, está esta pasteleria que ganó un premio otorgado por el New York Times por su Red Velvet Cake.
Después de una selección cuidadosa nos decidimos por un browney de chocolate con nueces encima, sólo porque la torta cremosa de oreo con la que me había antojado no venía por pedazos. Nos sentamos en una esquina con nuestro brownie, empalagoso, chicloso y crocante al mismo tiempo -justo como me gusta- y mientras peleaba por quitarle a Licantro los pedazos grandes vi un letrero de madera con la frase que más me ha llamado la atención últimamente: "Life´s short... eat cookies" (ver foto 2).
Filosofía pura. La vida es corta, pasea por Harlem sin miedo. La vida es corta, camina por Nueva York de la mano con el amor de tu vida . La vida es corta no cuentes tantas calorías. La vida es corta ríe mucho. La vida es corta, quéjate menos. La vida es corta cómprate esos zapatos amarillos que no tienes idea de con qué vas a combinar pero que te encantan. La vida es corta, tiéndele una mano a quien la necesite, así no te la pida. La vida es corta dile a tus seres amados cuánto los quieres. La vida es corta, toma Cosmopolitan, Mojitos, Margaritas (todo en la misma noche). La vida es corta devórate un brownie con nueces a las 3:00 pm antes del almuerzo. La vida es corta... come galletas.

15 comentarios:

J. dijo...

Que ricas suenan esas cositas! (tarta de oreo...mmmmm!)
Besos desde una islita en el atlántico!

Vanesa dijo...

Me encanto extranjera….esa frescura, esa libertad…esa determinación de vivir el día a día…aferrate a eso y se feliz! Besos guapa!

Galán de Barrio dijo...

aué liiiiiiiiiiiindo!

otro suspiro al corazón de las habilidosas manos de la Extranjera

ahora paso a responderte los 5 puntos que me has dejado en el comentario:

1- Sí sí, ese hombre increiblemente guapo con un perfil tan seductor no es ningún actor latino: simplemente soy yo :P

2-¡Gracias! Sí, así lo es

3-¡Gracias! ¿En noviembre nos cruzamos por primera vez? ¡Qué lástima que no llegaste en octubre!

4-¡El placer es mío! Sabés que ya tenés tu lugarcito instalado en el barrio, cerca de la plaza para que saques todas las fotitos que quieras

5-¡Me enacntó lo del festival cibernetico! Pero si te vas a poner a buscar donde conseguir fernet debo hacerte una advertencia: el fernet no es una bebida muy sabrosa que digamos, menos si la bebes por primera vez.. así que tratá de conseguir la marca Branca, es el mejor! (aunque dudo mucho que se consiga allí)

Besos!!!!

Gastón dijo...

Un post demasiado dulce, jejeje.

Y es verdad, la vida es demasiado corta.
A disfrutarla!
pero sobre todo...
A VIVIRLA!!!

Besos de dulce de leche respostero

A-nah! dijo...

life's too short indeed querida... let's focus on being happy.

¡Te quiero! Me encantó este post y me dio hambrita de dulce :)

Besitos a los dos y me muero por ir a visitarte prontooooooooooo!!!!!

Bibi dijo...

:)
Suspiritos salen!

Terapia de piso dijo...

¿Me llevarás?

Dime.

¿Nos pelearemos por un postre?

Dime.

¿Me consentirás?

Dime

¿Me mandarás?

Dime.

¿Te antojarás de mi postre porque no te gusta tu elección?

Dime.

¿Me llevarás?

Dime que sí, dime, dime.

Te adoro.

José Roberto Coppola

victor_marin dijo...

Excelente!! Yo también soy un adicto confeso de los dulces, así que he disfrutado mucho este escrito. No creo que nada nada ni nadie en este mundo pueda prohibirme comerme un dulce porque simplemente creo que estaría dejando de vivir...

un abrazo con chispas de chocolate

Corina Contaris T. dijo...

Tengo un sentido de la oportunidad para abrir tu blog que es increíble! Siempre me encuentro con el post exacto que debía leer, en el momento y la hora precisa!

Besos,


leerte es sabrosísimo juju

Paula Daiana dijo...

Muy lindo extranjera me encantó, "La vida es corta ríe mucho. La vida es corta, quéjate menos. La vida es corta cómprate esos zapatos amarillos que no tienes idea de con qué vas a combinar pero que te encantan"... gran verdad la que se cuenta!
Buena semana
Besoss!
Pau

victor_marin dijo...

extranjera, te puse este comentario en mi blog, pero pensé que por acá te sería más directo leerlo...

escríbeme, porfa, a mi email: victormarinviloria@gmail.com y con gusto comparto contigo la razón por la que escribo en inglés. También te podría dar algunos consejos que me han dado para escribir en inglés.

un abrazo

Lore dijo...

Wow!!! Pura vida!

Carla dijo...

Un post muy rico!
Me gusto mucho, muy bueno

yacasinosoynadie dijo...

yo con esta hambre y tu con esta dulzura de texto...

Extranjera dijo...

J: divinas. Desde que islita?
Vanesa: bella, me encanta tu optimismo.
Galán: rico, no? En Nueva York se consigue TODO. Voy a buscar esa marca y cuadramos el festival.
Gastón: AMO EL DULCE DE LECHE!
A-nah: aqui te espero cariño, con el sofa cama abierto.
Bibi: supiritos con aroma a azucar quemada. Me encanta!
Jose:
Si
Si
Si
Si
Si
Si. Te adoro.
Victor Marín: desconfio de la gente que no le gusta el dulce. Demasiado sospechoso.
Corina: da hambre, no?
Paula: si, es la verdad pero a veces se me olvida todo eso.
Lore: la vida es más rica con dulces.
Carla: gracias. Lástima que los dulces engorden no?
Yacasinosoynadie: da hambre verdad? Si te pasas por NY me llamas que yo misma te llevo a la pasteleria.
Los quiero a todos un montón.