sábado, 11 de julio de 2009

Yo conmigo

Por estos días en los que Licantro está desde las 8:00 am hasta las 6:00 pm en la ONU, Luciana y Leo están fuera de la ciudad y Penélope está trabajando también, he pasado mucho tiempo sola en la ciudad. Debo admitir, si no es que ya lo saben, que yo no soy de esas personas que dicen que "saben disfrutar de su soledad", pero en esta semana he descubierto que puedo pasarla bien sola solita. De hecho, puedo pasarla muy bien.
Como el verano está aquí, ya no tengo la excusa de pasar el día enrollada en la bata de peluche, echada en el sofá vainilla, primero porque el calor en el 7-d es insoportable y segundo pues porque da remordimiento desaprovechar un día soleado.
El lunes pasado fui a sacarme mi ID de Nueva York. Después de un año cargando la cedulita venezolana era necesario. Sencillísimo el asunto: fui a una oficinita en la 34, lleve una planilla, mi pasaporte y mi tarjeta del seguro social y media hora más tarde ya estaba afuera con mi ID provisional en mano (la original la mandan en dos semanas por correo). Siempre he odiado hacer este tipo de trámites sola pues me vuelvo un desastre pero la cosa salió muy bien.
Al terminar me di cuenta que estaba cerquita de Macy's y decidí aprovechar para buscar un vestido para la boda de mi cuñado. Buscar un vestido para un matrimonio es algo que no hubiese hecho sola en Caracas jamás, pero la verdad es que si esperaba a que alguien me pudiese acompañar me iba a quedar sin vestido.
Así que llegué al piso de los vestido, me probé como 30 y dejé uno reservado. Azul marino, de capas, escote en V. Muy elegante y totalmente favorecedor. Me forzé a utilizar sólo mi criterio, para elegir, sin la opinión de Licantro o una amiga (claro que debo confesar que me tomé una foto y se la mostré a Licantro y mi madre).
Lo consulté con la almohada y el martes después de la clase de inglés fui a Macy's a buscar mi vestido azul. Lo que creí que sería una visita corta, buscar el traje y largarme se convirtió en una jornada de 4 horas. Cuando tenía el vestido decidí que, ya que estaba ahí no era mala idea buscar los zapatos. A cada par que veía le tomaba una foto y se la enviaba a mi querida madre para que me diese su opinión. Me dicidí por unos Anne Klein, dorados y champagne, preciosísimos.
Cuando tuve los zapatos pensé que, ya que estaba ahí, debía aprovechar para comprar la ropa interior apropiada para el atuendo (las que son mujeres saben que uno no se puede poner cualquier vestido con cualquier sostén, no, no, no) y luego me dije que, ya que estaba ahí, podía comprarme los zarcillos a juego. A las 5:00 pm caí tendida en una mesa en la cafetería y disfruté de un pollo a la pimienta by myself. Cuando vi el reloj me di cuenta que había pasado un día sola de una manera productiva sin derramar una sóla lágrima.
El día de compras sola me dejó un buen sabor porque el miércoles en la mañana me desperté y decidí que me iba al cine. Antes de las 12:00 pm la entrada cuesta la mitad y lo fabuloso del cine a donde voy es que uno se puede cambiar de película sin que le pidan la entrada. Así que cuando terminé My Sister's Keeper entré a The Proposal. A salir del cine abosolutamente feliz me crucé con unos zapaticos negros chatos soñados y los compré, y luego me fui a Central Park y me lancé en la grama bajo un árbol. Estuve sola, echada, divina, pensando en cómo le hubiese gustado a Federico mi costilla verme ahí abstraída y feliz.
Con dos días de soledad tan marvillosos, en el tercero tomé un riesgo mayor. Me fui a un restaurante thai a almorzar sóla. Me daba fastidio cocinar y estaba antojada de un pollo al curry verde. Ningún drama aquí tampoco, me senté en la mesa, comí tranquila, relajada, pagué y me fui, esta vez a la casa, al sofá vainilla. La paseadera me dejó agotada.
Pienso en mi semana como la serie de libros infantiles sobre Teo. Aquella en que un chico gordinflón pelirojo iba al zoológico, la playa, el centro comercial y tenía increíbles aventuras. En vez de Teo va al zoológico, La Extranjera va a Macy's; La Extranjera se relaja en Central Park; La Extranjera come pollo al curry, La Extranjera va al cine. Está muy bien, creo yo. Después de todo, si no me tengo a mi misma para que me sirve todo lo demás?

18 comentarios:

Gastón dijo...

Es bueno descubrir que muc has veces parecemos depender exageradamente de la opinión de los demás sin tener en cuenta la que realmente vale... la nuestra!!!

Galán de Barrio dijo...

qué bueno!
me alegro mucho por vos, amiga!

a mí me encanta ir de compras solo. es más, hasta me he ido de vacaciones solo

qué bueno que ya haga calor allí, acá hace frío! me aprece que te voy a pedir prestado a Mystique Parka, si es que todavías guardás ese ganso...

besos!!!

lalalalalala dijo...

¡Bien! Yo hoy apliqué la misma, comprar papel tapiz para una amiga y expo de fotoperiodismo all by myself... creo que está bueno no dejar de "turistear" nunca y dejarse sorprender por la ciudad y sus rincones todas las veces que sea posible :)

Victoria dijo...

Wow!, qué lindo que justamente tú (que sí tienes un don para escribir) me digas eso. Mil gracias.

En cuanto al concurso... Lo gané (Pena incontenible). Como dice una obra de teatro que escribió un amigo mío: "Ese día me sentí bonita". ¡Gracias por el empujoncito!

Y el dato curioso del día es que ayer fui sola a un C.C y me compré un vestido azul marino y tacones (no dorados, pero sí amarillos)

Qué sabroso que puedas estar tanto tiempo contigo. Poca gente puede hacer eso.

Mil abrazos

Victoria dijo...

:)Qué bella!... jaja debo decirte que no, que mi identidad no es super secreta, aunque sería FABULOSO (sí algún día me descubro un super poder, JURO que la tendré). Por supuesto que acepto ese café, birra o chicha, querida. Avisa tu arribo y estaré lista.

Abrazos

Charal dijo...

Esa ultima linea no es una pregunta, no no no, es una completa afirmación. A veces de tanto plural se nos olvida la primera persona del singular, que bueno que te descubras y te reconquistes ^^

Grande en la Gran Manzana Extranjera, para que más? =)

Terapia de piso dijo...

Te extraño que arde.

Demasiado.


Te adoro

José Roberto Coppola

Oski dijo...

Jajaja, pues está muy bien. Mira la de libros que podrás escribir ahora gracias a tu experiencia.

Es muy bueno darse cuenta de que en el fondo, la única persona que se necesita para vivir somos, precisamente, nosotros mimos.

Un saludo

Vanesa dijo...

Excelente!! me encantan tus cronicas del dia a dia y mas estas explorando New York a traves de tus ojos...:)

Galán de Barrio dijo...

mi queridísima extranjera:

sólo tenés que entrar a la página de 20 blogs, loggearte y buscá tu blog en la categoría expatriado.
ahi te va a aparecer el cartel ese que pegué yo en el mío. hay un link que tenés que recortar y pegar en tu blog, en añadir gadget, texto, edición html

se entendió? jaja

a propósito de eso, yo ya te voté...

besitos!

y podés adularme, o adorarme o lo que quieras: vos sos una de mis preferidas :)

Andrés Schmucke dijo...

La extranjera dejando su huella en la Gran Manzanota... Genial...

n. dijo...

cuando iba al colegio (primaria) habia un juego de esos de chocar las palmas que era de a cuatro. y decia
"yo con todas, yo con vos, yo con vos, yo para abajo, yo para arriba" y asi se seguía. cuando era con todas las manos iban una a la derecha y otra a la izquierda, luego eran exclusivas para la persona de la derecha, izquierda o enferente (por arriba y por abajo).

tiempo después me enteré que algunos agregaban el "yo con nadie" que era con las propias manos por atrás. y me dije que era "conmigo mismo" porque yo no soy nadie.

Extranjera dijo...

Gatón: tienes toda la razón.
Galán: yo también he viajado sola y es sabrosísimo pero no es igual que cuando uno tiene que pasar tiempo de ocio solo en la ciudad que vive. Te presto al Mystique. Voy a hacer lo del anuncio del premio, gracias.
Lalala: es cierto, uno no debe dejar de ser turista.
Victoria: Debo ver lo bueno de pasar tanto tiempo conmigo. Normalmente no lo hago. Esta en agenda ese cafe entonces.
Charal: es verdad, tiene que ser una afirmación de esas que uno debe repetirse.
Terapia: falta muy poco.
Oski: solemos menospreciarnos y no darnos cuenta de que mientras nos tengamos a nosotros tenemos todo lo que se necesita para vivir.
Vane: gracias bella. Yo quiero saber mas de Texas.
Andrés: tanto como dejar una huella no se, creo que más bien es viceversa.
N: nunca había oído de ese juego, pero tienes razòn, tú contigo porque tu eres alguien.
Abrazos a todos!

María Alejandra dijo...

que exito ya tiene el vestido para mi matrimonio!!!!!

Corina Contaris T. dijo...

eso es otro mal caraqueño: Como en Caracas NADIE hace nada solo (por la inseguridad y porque creo que a veces la gente te mira como "ay pobrecita anada sola"), pues a uno le da pánico y no contempla siquiera andar sola por la ciudad. Yo lo hago todo el tiempo, tu estás en New Yprk así que enjoy. TODA LA CIUDAD PARA LA EXTRANJERA :)

HERMINIA dijo...

Querida extranjera:

¡Te felicito! Acompañarse uno mismo y disfrutarlo es un logro INMENSO. A mi me ha tomado casi 50 años. Puedo morir de la envidia. ¡Que rico!

Debo alegar en mi defensa que en estas nuestras ciudades, si uno se tira en la grama a mirar el cielo y està sola, te miran como bicho raro (ya me acostumbré y no le paro), pero me costó.

New York es tuya y el mundo también. Disfruta mucho de tu propia compañía, que tus diálogos internos deben ser divertidísimos. Además, esa sensación de "lo logré y me encantó" es algo que te va a durar toda la vida.

Cariños.

Bibi dijo...

Excelente como siempre!

Morí con esta frase "Después de todo, si no me tengo a mi misma para que me sirve todo lo demás?"
:)

yacasinosoynadie dijo...

no sabes CUANTA felicidad me da leer esto... que rico saber que poco a poco comienzas a saber vivir tu soledad... Un besote desde Colombia señorita Extranjera...