jueves, 25 de febrero de 2010

Conclusiones cotidianas

A esta conclusión llegué hoy:


Hablo demasiado,

escucho muy poco,



pienso demasiado,


actúo muy poco.



Habrá que cambiar eso.

10 comentarios:

DINOBAT dijo...

Para hablar hay que escuchar...para actuar hay que pensar...

Galán de Barrio dijo...

Buena reflexión...

Me encantó tu descargo anterior sobre los gringos y los latinos... se nota la furia y la impotencia, es muy bueno...

besos!

pd: qué pasa que tu blog se llenó de publicidades??

Anónimo dijo...

Aprender a oír y oír es el mayor secreto de la gente inteligente. Ying.

Alexandra Benedetti Silberman dijo...

Been there, done that!!
Estaré atenta a ver si encuentras la solución!!!
Good Luck!! ;)

Adri_interval dijo...

Muy estoico este post. Totally agree with you. Hay que entrar en acción :)

Anónimo dijo...

Me gusto leerte, yo tambien vivo en NY y creci en Vzla, me dio nostalgia, pero que se hace...

Vanesa dijo...

Que valiente en admitir tanto...pero mas valiente aun en buscar la solucion y no dejar que el problema te hunda...

alinitaxula dijo...

Hola guapa, en España pasa lo mismo con los latinos. Se generaliza y estereotipa. Y encima hay mucha ignorancia.... pero bueno ya paso. No me cabrea jeejejej
Aquí entramos todos en el mismo saco todos.
Saludos desde Galicia, hoy por fin ha dejado de llover.

Alinita

Olga dijo...

Te dejo otro intento de blog y recomiendo el tuyo en el mío... definitivamente soy #serialblogger pero espero que este dure. Un gusto como siempre leer tu blog.
http://cronicasdeldesastre.wordpress.com/

Extranjera dijo...

Dino:lo perfecto es un balance entre las dos.
Galán: bueno generó controversia, pero bueno fue escrito desde la rabia. Activé la publicidad en mi blog para ver cómo funcionaba, la estoy probando.
Anónimo: verdad absoluta.
Alexandra: te mantengo al tanto.
Adri: jajaja, a veces soy estoica.
Anónimo: sí pues, a tragarse la nostalgia y sobrepesar la cosas supongo.
Vanesa: no vale, admitor las cosas es fácil, hacer algo al respecto es lo peludo.
Alinita: sí, me imagino. Abrazos.
Olga: lo visitaré.