miércoles, 5 de noviembre de 2008

El día después

Amaneció hoy 5 de noviembre con un cielo bajo y oscuro y la amenaza férrea de lluvia. Sin duda el clima gris y perezoso no era el más poético para un día tildado de histórico; para el comienzo del mentado cambio. El mal tiempo no se correspondía con la euforia de la multitud que vibró anoche en las calles de buena parte de los estados del país, y de sus ciudades más importantes: Chicago, por supuesto, donde mas de 125.000 almas se encontraron en el Parque Grant; Florida; Puerto Rico y Nueva York, entre otras. La ciudad que nunca duerme le hizo honor a su nombre y permaneció en vela, en Time Square; Rockefeller Center; y por supuesto Harlem, poblado en su mayoría por afroamericanos, celebraron el triunfo del primer presidente negro en la historia de Estados Unidos.
Me costó despertarme después del tranocho, pues aunque Licantro y yo decidimos verlo todo por televisión -mi cuota histórica la llené votando- me acosté pasada las 2. Me paré de la cama a las 8, cuando no podía extender más los minutos de indulgencia que cada mañana me regalo, me arreglé como pude y salí. Caminé a la estación de metro emocionada, porque en la entrada se sienta un señor que vende todos los diarios -bueno por lo menos seis- y chucherías. "No Times" dijo antes de cualquier preguntá. Compré el New York Post, en cambio. Leí la primera noticia "Nation's 1st black president". "Red states turn shocking blue" (por cierto Oklahoma, sigue roja, valga la aclaratoria dado que es mi lugar de nacimiento). Pasé por el kiosquito de la 168 y tampoco tuve suerte. "El Times se empezó a vender en la madrugada", me dijo el vendedor. Me llevé el Daily News con su gigantesco titular "Change has come" y corrí para agarrar la línea 1.
En el metro la mayoría leía los periódicos y más de uno cargaba su Obama-button (chapa de Obama).
Llovía cuando me bajé en la 116, y retrocedí hasta la 114 para comprarme un café en Starbucks. Detrás de mi había una viejita que no hablaba inglés, que quería comprarse un café con un dólar. La cajera no la entendía y no hallaba cómo despacharla. Pensé, qué cambio puede haber en este país si no se ayuda a una señora latina de la tercera edad a comprarse un café.
Pensé en el camino de Starbucks a la 120, lo que había leído en uno de los dos periódicos, sobre todos los retos que le esperaban a Obama. En enero recibirá un país sumergido en una profunda crisis económica, inmobiliaria y energética y con dos guerras a cuesta. Nada fácil. Me pregunto si la multitud de Grant Park sabrá esto. Sabrán aquellos que lloraban de emoción, negros o blanco, que se necesita mucho más que un hombre para "salvar" un país. ¿Sabrán ellos de los supuestos salvadores, como nosotros en Latinoamérica?
Obama que no es poco astuto les hizo saber la magnitud de lo que viene: "The road ahead will be long. Our climb will be steep. We may not get there in one year nor even one term, but... I promise yo, we as a people will get there" (el camino será largo y empinado. Puede que no lleguemos a la cima en un año o en todo un período, pero les prometo que llegaremos". Dijo la verdad sí, pero acompañada de una promesa, que espero, muy dentro de él, sepa que puede cumplir.
Un choque violento y brutal me sacó de mis pensamientos en la esquina de la 120. Un carro chiquito y azul se había comido la luz y había chocado contra una camioneta blanca y luego contra la isla. El parachoque quedó como un acordeón. Por lo que pude ver, a la conductora no le pasó nada y los paramédicos, ambulancia y demás llegaron en 30 segundos (literalmente). Mal día para chocar, pensé, y un hombre alto y negro, rebozante de alegría, me lo hizo saber. "Y justo hoy que todos estamos celebrando".
Llegué al salón de clases y mi profesor de inglés, un calvo cuarentón medio malhumorado al que parezco no agradarle demasiado, saludó con un "beautifull day, isn't it?". Nos repartió a todos hojas con el discurso de triunfo de Obama. En los párrafos había espacios en blanco. Prendió un grabador y pronto escuchamos la voz profunda del presidente electo. Llenamos el espacio en blanco con las palabras que el nuevo mandatario nos dictaba, como tendrá él que llenar todos los espacios en blanco que hay en este país. Las esperanzas, las ilusiones, las dudas, los abismos. Un camino cuesta arriba para el que necesitará algo más que un "yes we can".

10 comentarios:

Jefferson dijo...

Cuando todo el mundo se ha ido, y lo que queda es limpiar el salón de fiestas. Se conocen los verdaderos personajes, los que sirven para trabajar y saben quedarse para apagar la luz detrás de ellos.

Me gusta tu blog, voy a linkearte en el mío.

Pasaremos por aquí muy seguido.
Jefferson.

Extranjera dijo...

Totalmente de acuerdo. Vamos a ver que pasa ahora que quedó el reguero del fiestón.
Que fino que te gusta el blog!
Pasaré yo seguido por el tuyo también para mantenerme informada de mi patria.

Andrés Schmucke dijo...

Hola, pasé por aquí por un comentario que dejaste en mi blog (¿por cierto cómo llegaste a el?). Tengo que decirte que tu espacio me parece muy interesante, lo voy a enlazar en mi lector de feeds (ando aprendiendo a usar eso) y quería preguntarte, ¿quien eres? ¿Aquí donde trabajaste? ¿Allá donde trabajas? Quisiera expandir mis horizontes ahora que Obama pinta un mejor futuro para todos jajajajaja.

Un saludo y muy buen blog.

Extranjera dijo...

Jajaja. Hola Andres. No nos conocemos. Llegue a tu blog porque estabas enlazado en el de jefferson, quien a la vez llego a mi blog ayer. Me gusta tambien tu espacio. Por cierto que es eso de lector de feeds?, yo ni idea, estoy novata todavia con esto de los blogs. Soy periodista, tengo 28anos, me graduee en la catolica y en CCS trabaje en El Nacional. Aqui en Nueva York trabaje para una pagina web pero ahora ando enfocada en otras cosas. En tu blog sale tu mail, a ver si mas adelante te escribo y me animo a contarte mas. Seguro tenemos amigos en comun.
Seguimos en contacto,

pd:perdona que no hay acentos ni puntuaciones pero estoy en una compu gringa.

mara dijo...

excelente escrito un resumen maravilloso de estas jornadas electorales y lo que asume el presidente electo te felicito por este escrito muy bueno

mara dijo...

excelente resumen de estas jornads electorales .

Andrés Schmucke dijo...

Voy a estar en Washington desde el 11 de noviembre eso quiere decir que mi alergia se va a disparar (aunque espero que no porque luego visitaré a mi novia que vive en San Francisco y no quiero llegar siendo un manojo de moquitos).

Tu manera de escribir me gusta, yo soy de la UCV y bueno busco emigrar claro que al no tener papeles ni legalidad todo se hace muy dificil. Si dejaste la pagina web ¿qué haces ahora?

Estuve en los New Yores en marzo, es una ciudad realmente impresionante.

Un saludo.

P.D: El lector de feeds es como un programa que bajas de internet y te suscribes a tus blogs favoritos y desde allí los lees y te aparecen todas las actualizaciones, es muy fino y yo también estoy aprendiendo a usarlo.

Extranjera dijo...

Mara: gracias por tu comentario, que bueno que te gusto y que bueno que regresaste a leerme. Andres: que bueno que te gusta como escribo. Tu escribiste un libro, cierto? Gran logro, sobre todo con la edad que tienes. Que bueno que vas a Washington, deberias venir a Ny te queda a 4 horas en autobus y el pasaje cuesta 30 dolares ida y vuelta. Trae abrigo que en Washington tambien debe haber empezado el frio. Que fino San Francisco, yo no lo conozco, dicen que es bellisimo. Ahorita estoy enfocada en un curso de ingles intensivo pues tengo q presentar dos examenes muy importantes para poder entrar a hacer un master. Jaja esta respuesta es larguisima. Creo que te voy a escribir un mail. Saludos

Nohemi Dicuru dijo...

conseguiste el times finalmente?

Extranjera dijo...

No Noe "no Times". Imposible, fui a más de 10 kioscos.
Que tal todo?

saludos