lunes, 2 de marzo de 2009

Bailar en el ascensor me hace feliz

Hace muchos años, siete tal vez, cuando trabajaba de madrugada en un canal de televisión, tenía un ritual que me permitía activarme para el día. Además de espabilarme, me daba la dosis de felicidad que necesitaba para sobrevivir a una jornada cargada o aburrida. Justo antes de llegar al trabajo, dos minutos antes de apagar el carro, ponía la música a todo volumen, gritaba y bailaba. Me sacudía tan fuerte como podía, como si se tratara de un exorcismo que sacaba de adentro todos los demonios mañaneros (valga aclarar que soy fundamentalmente nocturna y odio las mañanas). Los vigilantes del canal me miraban extrañados pero siempre me devolvían una sonrisa. Así entraba yo al canal risueña, lista para amortiguar todas las necedades de la jefa terrible que tenía por aquel tiempo.
No me había acordado de esto por mucho tiempo hasta hace unos minutos cuando subía en ascensor del piso 2 al 7, luego de bajar la basura, y sentí una necesidad imperiosa de bailar, no de una manera sexy o premeditada, sino absurda, descontrolada, cero coordinada (creo que es la única manera en la que se bailar). Lo hice. Cerré mis ojos, eché la cabeza hacia atrás, comencé a tararear una melodía que me inventé en ese momento y bailé. Cuando el ascensor se detuvo en el piso 7, me baje con una sonrisa. Una vez adentro del 7-D seguí bailando dos minutos más, sólo porque a Licantro lo hacen reír mis payasadas.
Con Fede mi costilla siempre he hablado de los pequeños placeres, de la champaña a media mañana, de tomar agua directamente de la botella, de hablar sóla, de gritar al vacío, de la terapia de piso, pero no es hasta ahora que me doy cuenta que había abandonado por completo esas pequeñas incoherencias que me producen placidez. Tal como lo hacía en aquellas madrugadas antes de llegar al canal, ahora cada vez que me monte en el ascensor bailaré. Aunque sea por unos segundos, siempre y cuando esté sola.

16 comentarios:

Terapia de piso dijo...

Son las 4: 50 am, me desperté hace poco, tengo insomnio y no pude dejar de leerte. Te adoro. Me encanta lo del baile absurdo y descoordinado. Me fascina. Lo amo. Como hago tus locuras. Debe ser un baile loco como el que se puede hacer cuando nadie te ve. Porque la dicha llega y quiere salir del cuerpo como sea, Que sea con un baile disparatado.

No puedo dormir.

Te adoro, ya te lo dije (reviso el texto y veo que ya lo escribí). No importa te lo digo otra vez.

Un abrazote.

José Roberto Coppola

Call me crazy! dijo...

:-D Me encantó! Por muchos momentos de pequeños placeres, de bailes desenfrenados y champagne a media mañana!

María Alejandra dijo...

Oh dancing with myself
Oh dancing with myself
Well there's nothing to lose
And there's nothing to prove
I'll be dancing with myself

Yo bailo y canto (mas bien grito) siempre en el carro...

IML dijo...

GENIAAAAAAAAAAL
Lo pongo en practica mañana mismo, despues te cuento!

Jefferson dijo...

En mi alcoba tengo un pequeño equipo de sonido, a pesar de su tamaño tiene potente volumen. Cuando no hay nadie en casa conecto mi ipod al aparato y pongo el sonido al máximo. Las tonadas de Queen y AC/DC, son geniales para olvidarse de todo. Dejarse llevar por la música, así sea la que producimos en nuestra mente, es algo maravilloso.

Saludos.

Gastón dijo...

Me gustaría acompañarte hasta el útlimo piso de un edificio alto y que bailemos juntos... en el camino por el ascensor.

Besos sin escaleras

Lore dijo...

¡FANTÁSTICO!, linda, ¡sencillamente hermoso! Ya me contagiaste, hoy tararearé esa de la Celia que me encanta, y diré: ¡A salud de la extranjera!

(Ls chelitas también tienen tumbao, cuando caminan de la'o)

El Jardinero del Kaos dijo...

Es genial!!!
lo he intentado, pero cuando el ascensor empezo a moverse temí que se viniera abajo, de todos modos son dos pisos no creo que me muera,

saludos!!!

Luciana dijo...

Me rio sola imaginandote bailando en el ascensor. Seguramente tambien le hiciste feliz la tarde al Super del edificio viendo el video de seguridad ;)

Atenea Kamet dijo...

Que bueno bailar, saltar de forma descontrolada, sacudir el cuerpo, la cabeza, brazos y piernas. Liberar la tensión acumulada, dar rienda suelta al ritmo.
Cuando tenga la oportunidad, voy a aplicar tu método en el ascensor de algún edificio!
Besos

IML dijo...

Gracias por tu mensaje, Extranjera! Yo estoy en Londres hace año y medio mas o menos. Cariños y nos estamos leyendo!!!

Carla dijo...

Que bueno! Si, baila! Que bailar te llena de energia! Es algo maravilloso!
Yo bailo en mi casa cuando nadie me ve

yacasinosoynadie dijo...

En Noveceto de Alessandro Baricco el personaje dice algo así como: "Bailábamos, bailábamos siempre porque si bailas no puedes morir"

Creo que quizás es cierto... por eso prefiero bailar mucho...

Galán de Barrio dijo...

A mí también me encanta bailar así! Es lo mejor dejarse llevar por la música, bailar y saltar sin pensar en nada! Y es verdad que hace bien y te deja con sonrisas

Veo que no soy el único nocturno por aquí…

Besitos, me late que debés se runa persona encantadora :)

Extranjera dijo...

Terapia: eres un bello, te quiero. Bailemos a la distancia, descordinados, embebidos de felicidad.
Call me crazy: baila tu también Luz. Baila para que rías.
María Alejandra: Cantar o gritar en el carro es lo máximo. Es liberador. No pares de hacerlo.
IML: Ya lo pusiete en práctica?
Jefferson: la musica que producimos en nuestro mundo es mejor, no por melodiosa, sino poqrue es justo lo que necesitamos oir.
Gastón: ...
Lore: es cierto, las chelas tenemos tumbao.
Jardinero: no tengas miedo, no se va a venir abajo, es indispensable que cierres los ojos cuando bailes.
Lu: mi edificio no es tan sofisticado como el tuyo, aqui no hay cámara en el ascensor.
Atenea: me cuentas luego.
Carla: cierto, bailar es maravilloso. No paremos de hacerlo!
Yacasinosoynadie: gracias por esa frase, es hermosísima, bailemos!
Galán: encantadora no, soy magnífica, estupenda, única, y también muy modesta.... jajaja.
Un abrazo a todos!

Corina Contaris T. dijo...

mmmmmm yo una vez estaba cantando tan afanadamente en el carro que cuando me volteé, tenía un señor con una cámara grabándome desde el carro de al lado. Fue un poco asustante jajajaja. Lo que te digo es que todos los días deberíamos tener un ritual, algo que te "conecte" con todas esas cosas que el diarismo suele hacer a un lado. Besos, amé este post