jueves, 5 de marzo de 2009

Ese tonito

Es bajito, pausado y con un matiz dulzón forzado. Es un tonito -ito porque es ba-ji-to- que usan los gringos cuando quieren ser amables. Y es, una de las cosas que menos entiendo de ellos. Es decir, en este país cada vez descubro más cosas a las que me cuesta encontrarles sentido, pero ésta en particular me causa una molestia aguda. Me deja un sabor más agrio que dulce.

Es así: "Hellooo, let me know if you neeeeed anything, my name is Laurie", con todas sus vocales bien extendidas, da la bienvenida la vendedora a la tienda.
Es así también: "Tell mee a littlee biit about youself", dice una gerente en una entrevista de trabajo, con un tono que se parece más al de la maluca de Blair, la de Gossip Girl, que al de una jefa que en realidad quiere que trabajes con ella.
Y a veces hasta así: "Thank you for sharing this with us", dice la profesora con tono lastimoso luego de que leo una reflexión cortavena enfrente de toda la clase.

Licantro dice que no es personal ni malintencionado y la verdad es que no lo dudo, lo que sucede es que a mi esa concepción de ser cordial por obligación no me cuadra. Es decir, la gente debe saludarse y respetarse, ¿pero tratar de ser dulce o simpático cuando no sale, no es peor?
Luciana dice que es una forma de ser amable. "Ellos lo usan cuando se enfrentan a una situación con la que no se sienten cómodos pero tienen que ser cordiales". Y hasta me dijo que yo lo usé hace poco con un entrevistado. Es cierto, lo usé, pues en verdad el entrevistado me había hecho pasar mucho trabajo y lo que quería decirle era "coño, ya no jodas más", lo que me hace pensar que cada vez que alguien usa ese tono está a punto de clavarte un puñal, pensando en clavarte un puñal, o sencillamente pensando en algo que nada tiene que ver contigo.
Me pregunto yo, ¿qué no hay espacio para ser espontáneo? ¿Que pasó con hablar con un tono de voz normal, de cansancio, de fastidio, o neutro? ¿Por qué ese cantado obligado cuando nadie lo ha pedido? Conmigo ese tonito falsón no va. Lo odio. Para mí, la honestidad es la mejor de las políticas.

13 comentarios:

Luciana dijo...

Gracias por compartir con nosotros esta historia. De verdad... lo apreciamos...
jejeje

Samuel Andrés Arias dijo...

Parecen bogotanos, sólo les falta añadirle diminutivos a las palabras y agradecer por todo: muy chévere la entradita, extranjerita, gracias.
Jejeje

Terapia de piso dijo...

Porque es autoimpuesto es lo que que lo hace lastimero y decepcionante. La obligación propia es bien triste. Además porque el pensamiento del otro le dan un peso que no tiene. Así no terminan de ser ellos mismos.

Un abrazo.
Te adoro.

José Roberto Coppola

Galán de Barrio dijo...

¿Y no usamos también en castellano ese tonito, darling?

Sí, lo falso a mí tampoco me va…

Vamos a ver cómo solucionamos el tema del cambio de horario. La hora que usamos acá es la de GMT -03:00 Buenos Aires, Georgetown (según la hora de mi computadora)

Besitos!

Linda boquita, tendré que ir armando tu cara como un rompecabezas

Gastón dijo...

Es parecido a lo que pasa acá en esos silencios que por alguna extraña razón siempre alguien se encarga de romper.
(rompiendo otras cosas también)

Besitooooosssss, y queeee tennnnga un mmmuuuyyyy liiinnndoooo fin de semannnaaaa, queriiidaaa extranjera

A-nah! dijo...

Yeeees... Nice post. Really neat. Thanks for sharing this with us!

;-)

Limada dijo...

A veces no se cual es la real diferencia entre la hipocresía y ser "políticamente correcto".

Jorge Sánchez dijo...

Resulta que era cierto lo que decían muchos escritores a comienzos del siglo XX (Henry Miller, Aldous Huxley, D.H. Lawrence, etc.): Nos hemos convertido en autómatas.

Corina Contaris T. dijo...

Ahora me dio miedo. Espero no usar ese tonito nunca ni en inglés, ni en español ni en mi recién aprendido francés.

Besos!

Nina dijo...

Que se hace, así son. Es insoportable, pero con tal de que no se te peguen las malas manas! jajajaja

Extranjera dijo...

Lu: jajaja, graciosita tú.
Samuel: jaja, no sabía que los bogotanos usban tanto los diminutivos.
Terapia: cierto, la obligacion propia es triste.
Galán: pues la verdad es que en español, al menos en Venezuela, no lo usamos con la misma frecuencia.
Galán: cierto, odio de romper los silencios porque sí.
Anah: boba.
Limada: yo tampoco.
Jorge: totalmente cierto.
Corina: bueno tranquila, yo lo he usado, lo importante es que no se haga costumbre.
Nina: sí, así son. Me encargaré de que no se me peguen las mañas.
Abrazos todos!

yacasinosoynadie dijo...

son esos protocolos sociales que me asquean....

Pupila dijo...

Hola Extranjera.
Qué bueno que tengas esa percepción sobre esas falsedades del protocolo y más el gringo. ¿Tienes planes de quedarte allá?, es sólo curiosidad. Veo que no te gusta mucho y me pregunto qué tal el periodismo extranjero allá.
Un beso, gusto en pasar por aquí :-)