miércoles, 27 de agosto de 2008

De otro planeta


Hay una razón para que mi foto de perfil sea esta niña de colores llamada Rainbow Brite. Cuando buscaba una imagen que retratara una parte de mí o que me definiera, la encontré a ella, quien sucede ser una de mis cómiquitas favoritas. La veía todos los días, en el canal 8, si no me equivoco, y coleccionaba las muñecas de juguete. La llegué tener a ella, y a la de color morado con anteojitos que sale al final de la foto.
Debo decir que yo fui una niña muy niña, como dirían aquí very girly. No me montaba en los árboles, no jugué carritos, ni trompo, ni perinola, ni a la ere ni a las escondidas. A mi me gustaban los ponys, peinar a las Barbys y veía todas las comiquitas que involucraran a niñas graciosas: Fresita, Las Jens, My Little Pony, Los ositos cariñosos, Candy Candy. Nada de Mazinger Zeta, ni de Thunder Cats, ni de Transformers. Mientras más cursis, más me gustaban.
Con Rainbow Brite, cuenta mi querida madre, la obsesión era mayor. La historia de esta caricatura creada por Hallmark Cards en 1984, es la de una niña cuya misión era encontrar la esfera de luz para salvar a un planeta de la total oscuridad. En sus aventuras se topó con su inseparable unicornio blanco Starlite y sus amiguitos coloreados (cada uno de una tonalidad del arcoiris). Mi obsesión llegó a ser tal, que -y aquí voy a confesar algo que muy pocos saben y cuyo único resgistro fotográfico está en mis manos- me disfrazé de Rainbow Brite para un concurso de disfraces que hubo en el Club Los Cortijos. Lo más triste es que no era tan pequeña, tendría como 10 años, pero bueno, yo siempre fui un poco tardía comparada con los demás. Quedada, como dirían.
Sofía, mi amiga del alma, que tiene una habilidad asombrosa para inventar teorías que resultan ser bastante acertadas tiene una que dice, que uno termina de adulta pareciéndose a los disfraces que su mamá le ponía de niña. A ella, una morena hermosa, ridículamente sexy, la disfrazaron de conejita y desde entonces ha tenido una obsesión con ser chica playboy. De hecho, el reality show de las novias de Hugh Hefner es uno de sus favoritos. No dejo de pensar, según esta teoría qué papel jugó en mi personalidad mi disfraz de Rainbow Brite; la niña que salva un planeta, que viste al estilo espacial, que usa una cola de medio lado, y que siempre anda risueña.
Al principio de la carrera universitaria, cuando acaba de salir de un colegio de niñas bien de Caracas, y creía que el mundo era un lugar rosado con nubes blancas; mis amigos, comenzaron a decir que yo venía de Cuchilandia, un planeta dónde sólo habían, bebés, de humanos, y animales, y todos se alimentaban de algodón de azúcar. A medida que la carrera avanzó y el periodismo me hizo entrar en contacto con la realidad, mi parte "cuchi" fue sustituida por una más cruda. Ellos decidieron, que yo había sido expulsada de Cuchilandia, mi propio planeta, por mala conducta, y que mi castigo sería permencer en La Tierra para siempre.
Mentiría si dijera que todas estas ideas cruzaron por mi cabeza en el momento exacto que escogí a Rainbow Brite como mi foto de perfil, pero lo que si pensé fue que Rainbow Brite era una extranjera, con una misión en un planeta que no era el suyo. Era un extranjera como yo. Ella buscaba la luz eterna, y yo busco.... todavía no sé que busco, pero sé dos cosas: 1. que busco algo. 2. que lo voy a conseguir. Como Rainbow Brite.

6 comentarios:

Dani dijo...

Yo también amaba esa comiquita... bueno tu lo sabes... Por las cosas lindas, gracias!!!

Un beso, grande muy grande.

Rosita dijo...

Lo que buscas es hacer sentir feliz a las personas cuando te leen, hacerlas pasar un rato divertido apartandolas del dia a dia.Rosita

Extranjera dijo...

Bueno a veces sí, y a veces no. Si lees el post de hoy verás que no es muy feliz que digamos.
Igual me hace muy feliz que la gente se distariga leyéndome.

Extranjera dijo...

Dani q raro q tu amaras Raibow Brite... tan diferentes y a la vez tan parecidas.
Te quiero

Dani dijo...

Si, era una de mis comiquitas favoritas. Tenía una muñeca y todo. Siempre dormía con ella, pero me daba alergía y mi mamá me la botó... lloré amargamente por meses. Pero no dejé que eso acabara con mi amor por ella.

MaryGaby dijo...

Hola, extranjera. Qué sorpresa. Sorpresa porque cuando decido sumarme a eso de cambiar la foto de perfil por tu comiquita favorita.. googleo en imagenes la de rainbow brigth, y caigo en tu blog. Me identifiqué absolutamente con todo lo que dices, incluyendo el hecho de ser caraqueña, periodista, y sentirme extranjera. Sólo que una extranjera particular, una que se siente exiliada en su propia tierra porque la mayoría de mis familiares, amigos, y conocidos está en otras tierras. No es distinta la sensación de extranjera a la del venezolano que se ha ido... el venezolano que se ha quedado no reconoce su propio país. Saludos compatriota de Luces y colores!!