miércoles, 29 de octubre de 2008

Sin gaveta para los inclasificables

Supongamos que "el sistema", es decir, este país, sus universidades, sus empresas y similares, son armarios gigantes divididos en gavetas con funciones bien definidas en las que se guardan a los individuos como si fueran prendas de vestir; medias de color en la última gaveta, blancas en la cuarta, franelas en la tercera, camisas en la segunda, y ropa interior en la primera. O como si todos fuéramos documentos a ser archivados en carpeticas de color. Gringos en la carpeta blanca, negros en la negra y latinos en la roja; sólo por citar ejemplos. Qué sucede, sin embargo, cuándo hay que archivar la vida de alguien que nació en Estados Unidos, se crió en Noruega y es negro. No hay carpetica para esta persona y esto puede desatar un verdadero caos.
Para muestra mi propio caso. Desde el primer día en esta ciudad no he entrado en ninguna gaveta. No estoy diciendo esto para quejarme sino porque así ha sucedido. El día que fui a comprar el Blackberry y una línea en T-Mobile, no entendían por qué si era estadounidense no tenía historia de crédito. El hindú con cara de buena gente me preguntó por qué y yo le respondí que porque no había vivido aquí. Luego me preguntó si tenía social security number y pasaporte y le dije que sí. Su cara era de ignorancia total. Me dijo que me fuera a otra compañía. Allí no había gaveta para mí.
Luego vino el "señor de las tierras", claro. Como buen hombre de negocios él fue más práctico y me puso en la carpetica que más le convenía. La de inmigrante para que pagara por adelantado.
- Pero yo nací aquí.
- Pero nunca viviste aquí y no tienes historia de crédito.
Y después vino su inolvidable frase de "ve a macy's y sácate una tarjeta, en este país no existes sin historia de crédito". La razón para este episodio podría ser que el "señor de las tierras" es un grandísimo imbécil pero resulta que él no es el único que no sabe donde ponerme. En el curso de inglés tampoco tenían gaveta para mí. Llegue allí el día de la convocatoria para el sorteo (se trata de un curso gratis y hay mas gente que cupos) con mis dos pasaportes y la chica que debía llenar mis datos me miró con cara de qué haces aquí.
- Tú no eres inmigrante.
- Técnicamente, le respondí yo.
- Tienes pasaporte de Estados Unidos, me dijo ella.
- También tengo de Venezuela.
Y comenzó la lloradera. Que yo no sé hablar inglés (lo cual no es completamente cierto), que yo nunca he vivido en este país, que no encajo en ningún lado, que si alguien, y aquí quise decir, alguna organización, ente, o persona, en este país, no me daba una oportunidad yo no sabía que iba a pasar conmigo. Está bien, exageré, pero de verdad quería entrar en el curso y funcionó. Hicieron lo que los gringos no saben o no les gusta hacer: una excepción.
Al lunes siguiente, fui como me indicaron al exámen para determinar en qué curso estaría, y allí también sucedió, mi nivel de inglés era muy alto según sus estándares. Volví a llorar, le dije al profesor que tengo lagunas gramaticales (lo cual es completamente cierto) y después de un buen rato lo convencí. Bueno, medio lo convencí, porque hace dos días me dijo que si seguía participando tanto me iba a pedir que me fuera de la clase. Según y porque intimidaba a los demás.
¿Qué pasa? ¿Por qué los desequilibra tanto no saber dónde clasificar a alguien? ¿Quién les dijo que todo debía ser clasificado? ¿No se les ha ocurrido crear una gavetica para los inclasificables? Yo me puedo adaptar a ser una inclasificable, como me he adaptado a muchas otras cosas, pero en realidad me preocupan ellos. Me da angustia pensar que no tienen lugar para la espontaneidad. Les propongo que hagan una gaveta chiquitica. O más bien una gaveta bien grande dónde quepa yo y todos los como yo. Una gaveta para los inclasificables.

6 comentarios:

Carito dijo...

Si te meten en los inclasificables ya estás igualmente calsificada, pertenecerás a un grupo...
Las clasificaciones son odiosas, pero es la única forma en la que podemos organizar al mundo, disminuir los imprevistos y tener el control, cosas que ama cualquier régimen social...
Ten paciencia, en unos años y con historial crediticio encontrarán donde colocarte...

Extranjera dijo...

Carito hola, tienes toda la razon queida, la gaveta de los inclasificables seria una calsificacion pero es q ellos son clasificaciones no funcionan entonces mi propuesta anteS d q no nos acepten en un trabajo o lo q sea es q abran una clasificacion para nosotros.no me gustA pero puede funcionar.si serra tiempo como dices. Un abrazo por tus palabras.

Extranjera dijo...

Perdona todos los errores en el comentario, escribi desde el blackberry

alinitaxula dijo...

hola guapa a mi me paso algo parecido ejejej cuando estuve en salem en uno de los cursos de inglés... es la leche pero es así
ánimo, a leer mucho en english y bueno ya que estas ahi todo es más fácil ejej
un besin
alinita

Luciana dijo...

Querida extranjera...
No es tan malo ser parte del "error muestral". Total, para que ser igual que el resto de la humanidad??????????
Besos,
Lu

Extranjera dijo...

Alinita gracias por leer, sí es así. Sólo hay que seguir adelante.
Lu sí, ser parte del error muestral nos hace diferentes. Pero qué es más importante bajo estas circunstancias, ¿ser diferente o encajar?